Cuántas veces nos vemos inundados de cajas de cartón y material de embalaje variado, después de un día de compras. La escena se multiplica en todos los hogares en las fechas navideñas o cualquier celebración familiar donde abunden los regalos. La consabida visita al contenedor para desechar el material de embalaje inservible se ha convertido en un clásico español.

En nuestro país se movilizan más de 4 millones de toneladas de papel y cartón nuevos al año. Para su elaboración se necesita talar la friolera de 7 millones de árboles. Ciertamente, la mayoría de ellos proceden de explotaciones forestales dedicadas a la industria papelera, pero aun así, las cifras nos parecen astronómicas.

Es por esto, que muchas empresas están trabajando por fomentar la compra responsable, mediante la utilización de envases y embalajes de bajo impacto medioambiental. Estas líneas tienen varias vertientes.

  • La primera es la de la utilización de cartón reciclado. Las ventajas por fabricar y utilizar cartón reciclado son muy notables. Pueden llegar a ahorrarse 14 litros de petróleo por cada tonelada producida, así como un 85% de agua y un 65% de energía. Además, se reducen drásticamente las emisiones contaminantes al medio ambiente y acuático.
  • En segundo lugar, está la reutilización de embalajes. Usar cajas nuevas que ya han hecho un primer servicio pero que no han sufrido ningún deterioro en ello. Donde más se derrocha es por tirar a la basura cajas nuevas. Esta segunda vida de las cajas, supone asignarles a los embalajes una última "misión por el planeta".
  • En el material de relleno también pueden aplicarse estos principios de reutilización. Y las empresas excelentes deberían aplicar una cuidada selección de estos materiales:
    • Los plásticos de relleno tienen diferentes clasificaciones que merece la pena conocer, utilizando aquellos más fácilmente reciclables, por ejemplo evitando el poliestireno expandido (corcho blanco) y decantándose por bolsas de aire anti golpes de HDPE.
    • Y siempre que se pueda, utilizar como material de relleno restos de cajas de cartón o papel no utilizables, que son ideales y eficientes.

En La Casa del Recreador apostamos por el comercio responsable con el planeta y utilizamos tanto embalajes reciclados como cajas y materiales de relleno reutilizables. Estas políticas suponen un mayor coste de horas de preparación y almacenaje, pues los envases reciclados a veces no pueden plegarse y ocupan más espacio de almacén. Igual ocurre con las bolsas de aire anti-golpes, que ocupan metros cúbicos de almacén hasta que son reutilizadas. Pero pensamos que la lucha contra el cambio climático se compone de pequeñas decisiones de empresas y consumidores, que al final cuentan.

El comprador de nuestra tienda puede mostrar su compromiso con el medio ambiente y marino marcando la check box (no obligatorio) que se muestra a la hora de cerrar el pedido.

recreacion ecologica


La Casa del Recreador