GRAND ARMÉE: CABALLERIAS DE LINEA Y PESADA

GRAND ARMÉE: CABALLERIAS DE LINEA Y PESADA

Continuamos cabalgando en compañía de la Caballería Imperial Francesa y nos dirigimos esta vez al campo de batalla para conocer a los jinetes de línea. No nos iremos lejos a explorar, sino que estaremos en pleno fragor de la lucha donde el cuerpo a cuerpo decide entre la victoria o la derrota.

LA CABALLERIA MEDIA O DE LINEA

A caballo - nunca mejor dicho - entre las unidades ligeras y las pesadas, se encontraban los dragones y los lanceros (acerca de estos últimos existe un amplio debate sobre su clasificación como ligeros) ya que por su armamento de cuerpo a cuerpo y armas de fuego podían realizar funciones de vigilancia y seguridad, pero también de consolidación del terreno para permitir un tranquilo avance del cuerpo principal del ejército.

Los dragones, con sus casacas verdes y con su característico casco con crines negras, fueron hasta 1811 el arma más numerosa de la caballería francesa. En ese año Napoleón decidió introducir la lanza, convirtiendo a 6 regimientos en chevau-légers lanciers, es decir, en lanceros. En origen, estos tipos de unidades estaban entrenados para combatir tanto a pie como a caballo, pero con el paso del tiempo, en Francia fueron abandonado ese papel mixto. De hecho, en 1805 unos 6.000 dragones fueron desmontados (cambiando sus botas de montar por polainas) para crear cuatro regimientos de infantería, lo cual fue todo un fracaso ya que no sabían luchar a pie.

Como arma de fuego principal llevaban un fusil cortó modelo 1777 con bayoneta, pensado para usar más como infante que como jinete, y dos pistolas de caballería como armas secundarias. El sable era del modelo recto que empleaban los coraceros ya que estaban entrenados para cargar en formación cerrada. Su indumentaria era una casaca verde con pantalones blancos y un casco metálico con una cola de caballo y un turbante de piel marrón que sería de pelo de leopardo en el caso de los oficiales.  

Cuadro de Édouard Dataille, Dragon del 2º regimiento

Cuadro de Édouard Dataille, Dragón del 2º regimiento

Una de las aportaciones más importantes de Napoleón a la caballería fue la reintroducción de la lanza en el ejército francés como consecuencia del exitoso empleo de esta arma por los lanceros de la Legión del Vístula en la batalla de Wagram. La lanza de 2,75 metros daba una clara ventaja frente a la infantería enemiga a la que además se podía rematar fácilmente en el suelo, pero también contra la caballería, siempre que no “la girara”, es decir, que el enemigo se acercase a distancia de sable. Es interesante remarcar que, en los regimientos de lanceros franceses, por influencia polaca y en contra de la imagen de las películas, solo la primera fila estaba armada con lanzas y sables, el resto disponía de carabina y sable durante las cargas.

Los lanceros galos iban uniformados de verde y empleaban el mismo casco que los dragones, ya que antes de ser armados con lanzas eran de esa arma, solo que en vez de cola lo adornaban con un penacho de crines negras.

LA CABALLERIA PESADA

Era la caballería de batalla destinada a quebrar con su carga en formación cerrada la línea enemiga. Sus grandes caballos y la elevada estatura de los jinetes (mínimo 1,75 metros) avanzando como una muralla, rozando un caballo a otro, hacia la ya castigada infantería enemiga tras un certero fuego artillero, debía ser una visión terrible y grandiosa a la vez.

Este papel en el ejército francés fue encomendado a los coraceros y a los carabineros, siendo esta última considerada la flor y nata de las unidades de línea de la caballería pesada. Ambas unidades empleaban sables rectos, idóneos para la carga, pero con diferentes diseños: los coraceros empleaban una guarda de concha de cuatro tirantes y unos 97,5 cm. de longitud y los carabineros una más larga de 115 cm. con una granada estampada en la empuñadura. En 1810 los carabineros sustituyeron sus sables rectos por unos curvos de estilo Montmorency (eran los empleados por el 2º regimiento de dragones) de 97.5 cm.

Además, llevaban una o dos pistolas de arzón y un mosquetón con bayoneta en el caso de los coraceros mientras que los carabineros, pese a su nombre, fueron dotados de fusiles cortos de dragones hasta que en 1812 les entregaron las carabinas.

Los coraceros reciben su nombre de la coraza que cubría su busto y que en el siglo XVIII había sido abandonada de forma generalizada en Europa. Formada por dos piezas, cubrían pecho y espalda, al contrario que la de los austriacos que solo constaba de la pieza frontal, eran de hierro forjado de unos 2,8 milímetros de espesor y con un peso de unos siete kilos. En 1804 el sombrero de tres picos fue sustituido por un casco de acero similar al de los dragones, con una cimera de cobre con un adorno en forma de gorgona donde se incrustaba una cola de caballo y un penacho rojo. El color azul de las casacas era el característico del arma, a diferencia de los Carabineros que a partir de 1809 empleaban el blanco.

S. Latin. Carabineros en coraza. Un oficial protege a un soldado caído.

S. Latin. Carabineros en coraza. Un oficial protege a un soldado caído.

En origen, los carabineros vestían de una forma totalmente distinta a los coraceros, con unos grandes gorros de piel de oso a semejanza de los Granaderos de la Guardia de los Cónsules, eso sí, empleaban el azul como color de sus casacas. Pero su mayor elemento diferenciador era que hasta 1813 montaban solo en caballos negros, comprados en la zona de Caen, donde eran criados caballos de gran alzada y calidad. Debido a las numerosas bajas de estas unidades en la batalla de Eckmühl, 22 de abril de 1809, Napoleón decidió darles mayor protección. Para ello, creó una indumentaria propia que les diferenciara de los coraceros “normales”, siendo su casaca blanca en vez de azul y su coraza fue cubierta de una pátina de cobre amarillo, al igual que el casco “minerva” ornamentado con una cresta de crin de caballo coloreada de rojo escarlata.



Bibliografía
-    El libro del soldado napoleónico. Miguel del Rey. La Esfera de los libros, 2017.
-    Las campañas de Napoleón. Keith Rocco. Desperta Ferro 2017.
-    Napoleon´s Cuirassiers and Carabiniers. Emir Bukhari. Osprey Publishing, 1977.
-    Napoleon´s Line Chasseurs. Emir Bukhari. Osprey Publishing, 1977.
-    Napoleon´s Hussars. Emir Bukhari. Osprey Publishing, 1977.

Imagen de cabecera: E. Detaille. Oficial superior del 7º de Coraceros.

Publicado el 18/09/2018 por Francisco García Campa, Historiador 0 886

Dejar un comentarioResponder

Tiene que estar conectado para publicar un comentario.
Ant
Sig

No hay productos

Para determinar Envío
0,00 € Total

Ir a la caja